Discriminación en la venta de vehículos: Estas herramientas ayudarán a los compradores

Las prácticas discriminatorias pueden dificultar la compra de vehículos a algunas minorías, pero hay medidas que los consumidores pueden tomar para protegerse.
Funto Omojola
By Funto Omojola 
Published
Edited by Julie Myhre-Nunes

Many or all of the products featured here are from our partners who compensate us. This influences which products we write about and where and how the product appears on a page. However, this does not influence our evaluations. Our opinions are our own. Here is a list of our partners and here's how we make money.

Comprar un vehículo en el mercado automovilístico actual sigue siendo más difícil y caro que antes de la pandemia. Aunque algunos aspectos del sector empiezan a recuperarse, los precios de los vehículos y las tasas de interés siguen por las nubes.

En este mercado aún turbulento (en inglés), la compra de un vehículo puede ser inclusive más difícil para los consumidores minoritarios debido a las prácticas discriminatorias que han plagado la industria del automóvil históricamente y siguen afectando a los compradores.

Por ejemplo, el informe 2021 Racial Discrimination in the Auto Loan Market (Discriminación racial en el mercado de préstamos para automóviles) de la Oficina para la Protección Financiera del Consumidor (CFPB, por sus siglas en inglés) mostró que los consumidores negros y latinos tienen más probabilidades de que se les apliquen tasas de interés más altas y de que se les aprueben préstamos por montos menores, incluso cuando tienen un crédito similar o mejor que sus homólogos de raza blanca. Y pueden producirse formas similares de discriminación durante otras fases del proceso de compra de un vehículo.

"Comprar, pagar y ser dueño de un vehículo está plagado de racismo estructural", afirma Erin E. Witte, directora de protección al consumidor de la Federación de Consumidores de América. "Ha habido investigaciones sobre casi todos los aspectos de la propiedad de automóviles que muestran que es más caro para los consumidores de color".

A medida que aumenta la morosidad en los préstamos para automóviles (en inglés) entre los estadounidenses, los precios discriminatorios y la financiación no equitativa pueden dar lugar a cuotas mensuales más elevadas y ejercer una presión desproporcionada sobre determinados prestatarios y propietarios de vehículos.

Discriminación de precios en la industria automovilística

La discriminación de precios es una estrategia en la que los vendedores cobran a los consumidores precios diferentes por el mismo producto. Esta estrategia de precios se utiliza en varios sectores comerciales, incluido el de los automóviles.

Por ejemplo, los concesionarios fijan los precios basándose en el MSRP (en inglés), o precio de venta sugerido por el fabricante, pero lo hacen con independencia de su fabricante afiliado. Esto significa que pueden asignar precios muy superiores al MSRP o cobrar a los compradores cantidades diferentes por el mismo vehículo. Además de los sobreprecios (en inglés), los concesionarios pueden utilizar estrategias de discriminación de precios en forma de comisiones basura fraudulentas, complementos o añadidos innecesarios y excesivamente caros o prácticas de marketing engañosas, entre otras.

Aunque no todos los concesionarios de automóviles incurren en estas prácticas, los estudios demuestran que estas tácticas afectan de manera desproporcionada a los compradores de raza negra y latinos.

Un estudio del Centro Nacional de Derecho del Consumidor encontró que en 44 estados de los EE.UU. los márgenes de beneficio promedio para los contratos de servicio eran más altos para los consumidores hispanos que para los consumidores no hispanos. El estudio también encontró que los precios de otros productos o servicios añadidos de los concesionarios (como el seguro complementario o el grabado de los cristales) eran inconsistentes y arbitrarios.

"Los concesionarios han cobrado más [a los consumidores negros y latinos] por los productos y servicios añadidos, y los concesionarios se han dirigido a los consumidores de color vendiéndoles complementos con mayor frecuencia", afirma Witte.

Para combatirlo, la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) ha propuesto normas que prohíben las comisiones basura y la publicidad abusiva. Pero estas reglas no abordan específicamente cómo ciertas estrategias de ventas afectan desproporcionadamente a los consumidores minoritarios.<br>

Cómo protegerse de la discriminación de precios

Es importante que usted investigue el precio de su posible vehículo antes de ponerse en contacto con el concesionario. Así estará en mejores condiciones de saber si le están cobrando un precio justo.

Puede utilizar las guías de precios como Kelley Blue Book, Edmunds y la Asociación Nacional de Concesionarios de Automóviles (NADA, por sus siglas en inglés) para calcular el valor de mercado del vehículo que le interesa comprar y ver lo que la gente paga por él.

Además, si en el contrato de su automóvil ve una cuota o un servicio añadido que no reconoce, pregúntelo; recuerde que los añadidos del concesionario son opcionales y cuestan más.

Persiste la financiación desigual

Formas similares de disparidades basadas en la raza pueden ser comunes cuando se trata de financiación a través de concesionarios.

Witte afirma que cuando los concesionarios de automóviles organizan la financiación, tienen la potestad de fijar la tasa de interés y pueden quedarse con una parte de esos beneficios. Esto puede ser un incentivo para fijar tasas de interés más altas.

Pero históricamente, los estudios (como el de la CFPB) han demostrado que las tasas de interés son desproporcionadamente más altas en los préstamos para compradores negros y latinos que para los de blancos. Y a pesar de la legislación, como la Ley de Igualdad de Oportunidades de Crédito, que prohíbe a los prestamistas discriminar a los solicitantes por motivos de raza, sexo, religión, etc., esta discriminación sigue produciéndose. De hecho, las prácticas como cobrar más a los clientes negros por la financiación de sus compras han dado lugar a acciones coercitivas por parte de la CFPB y la FTC.

Además, las agencias gubernamentales y de protección del consumidor han seguido analizando las formas en que determinadas prácticas de préstamo tienen un impacto desproporcionado en los prestatarios de color.

"Seguimos tratando de recopilar datos para tener una mejor idea de lo que está sucediendo en el mercado y poder buscar medidas adicionales que la oficina pueda tomar para proteger a los consumidores en esta área", dijo un portavoz de la CFPB a NerdWallet.

Cómo protegerse de la financiación discriminatoria

Según Witte, muchos problemas de discriminación se producen cuando un consumidor financia su vehículo a través de un concesionario. Aconseja que los compradores obtengan su propia financiación antes de acudir a un concesionario.

Obtener la preaprobación para un préstamo automotriz (en inglés) incluso antes de ponerse en contacto con un concesionario puede protegerle de las tasas de interés más altas, ya que le permite saber cuál debería ser la tasa de interés que recibirá según su puntuación crediticia.

Y si usted sospecha que es víctima de discriminación en los precios o en la financiación, puede presentar una queja ante la FTC, la CFPB, el fiscal general de su estado o la oficina estatal de protección del consumidor.

Este artículo fue publicado originalmente en NerdWallet en inglés.