7 errores al transferir el saldo de una tarjeta de crédito y cómo evitarlos

Las tarjetas de crédito con transferencia de saldo pueden ser útiles, pero requieren que uno evite ciertos obstáculos.
Jaime Hanson
By Jaime Hanson 
Published
Edited by Kenley Young

Many or all of the products featured here are from our partners who compensate us. This influences which products we write about and where and how the product appears on a page. However, this does not influence our evaluations. Our opinions are our own. Here is a list of our partners and here's how we make money.

A medida que aumenta la inflación y se disparan las tasas de interés, los consumidores de todo el país se enfrentan a saldos cada vez mayores en sus tarjetas de crédito. Según un estudio de TransUnion del primer trimestre de 2023, la deuda de las tarjetas de crédito de los hogares estadounidenses se encuentra en niveles casi récord, con un aumento anual de casi el 20%. Para los consumidores preocupados por las deudas con intereses elevados, las tarjetas de crédito con transferencia de saldo (en inglés) presentan una opción atractiva para evitar los intereses de las tarjetas de crédito. Estas tarjetas de crédito especializadas ofrecen una tasa de porcentaje anual (APR, por sus siglas en inglés) del 0% sobre los saldos transferidos durante un cierto período de tiempo (a veces hasta 21 meses), lo que le da tiempo para pagar su deuda sin que se acumulen los cargos por intereses extra.

Aunque útiles, estas tarjetas no son una solución universal a los problemas de endeudamiento de los consumidores. Los consumidores "todavía tienen que hacer frente a sus gastos en relación con sus ingresos y evitar perpetuar más deudas", dice Trent Graham, de GreenPath Financial Wellness, una organización sin fines de lucro especializada en asesoramiento financiero y gestión de deudas.

Desde pequeños errores técnicos hasta grandes problemas de administración del dinero, estos siete errores comunes al transferir el saldo de una tarjeta de crédito pueden marcar la diferencia entre ahorrar dinero mediante la transferencia del saldo de una tarjeta de crédito o simplemente acumular más deudas.

1. Intentar transferir un saldo entre tarjetas del mismo emisor

Los emisores de tarjetas de crédito ganan dinero, en parte, con los intereses que pagan los consumidores. Cuando ofrecen tasas de interés introductorias bajas, como las ofertas del 0% APR (en inglés) disponibles en muchas tarjetas de crédito de transferencia de saldo, eso supone una pérdida para la empresa en beneficios por intereses, a cambio de ganar nuevos negocios. Por eso, en la mayoría de los casos, no se puede transferir el saldo de una tarjeta de crédito a otra si ambas tarjetas son del mismo emisor. Por ejemplo, si tiene una deuda en una tarjeta de crédito de Bank of America®, no puede transferir ese saldo a otra tarjeta de Bank of America®. En su lugar, tendrá que elegir otro banco con el que abrir una tarjeta de crédito de transferencia de saldo. Aquí incluimos algunos consejos para hacerlo (en inglés).

2. No cumplir con la fecha límite de transferencia de saldo

Muchas tarjetas de crédito de transferencia de saldo tienen una fecha límite para completar la transferencia, normalmente entre 30 y 120 días después de abrir la cuenta, para poder beneficiarse de la oferta de la tarjeta con una APR inicial baja. Ese plazo es diferente del período de introducción de la APR, o el período de tiempo durante el cual se le cobrará una APR del 0% en las transferencias de saldo.

Por ejemplo, supongamos que tiene una tarjeta de crédito con una APR introductoria del 0% en transferencias de saldo durante 18 meses, con un plazo de transferencia de saldo de 60 días. Esto significa que debe transferir cualquier saldo en un plazo de dos meses desde la aprobación de su solicitud para poder beneficiarse de la tasa de interés inicial. Los saldos transferidos 61 días después de la apertura de la cuenta y en adelante devengarán intereses a la APR normal de la tarjeta (que generalmente será mucho más alta). Si usted es olvidadizo, considera la posibilidad de establecer alertas o recordatorios en su calendario (en inglés). Incluso los métodos menos tecnológicos, como las notas adhesivas y las hojas de cálculo, pueden ayudarle a controlar sus ofertas promocionales y los plazos.

3. No tener en cuenta la comisión por transferencia de saldo

Una tarjeta de crédito de transferencia de saldo puede ahorrar dinero en intereses, pero no está exenta de costos. En la mayoría de los casos, el monto que transfiera estará sujeto a una comisión por transferencia de saldo (en inglés) que suele oscilar entre el 3% y el 5% del monto total transferido. Supongamos, por ejemplo, que transfiere un saldo de $10,000 a una tarjeta con una comisión por transferencia de saldo del 3%. Esa comisión de $300 se añadiría al saldo de su nueva tarjeta de crédito, con lo que el saldo total de la nueva tarjeta sería de $10,300.

Las comisiones por transferencia de saldo pueden aumentar, por lo que es importante tenerlas en cuenta a la hora de tomar una decisión. Si puede encontrar una tarjeta con una APR del 0% en transferencias de saldo durante un largo período de tiempo, y necesita ese tiempo para liquidar el saldo, podría valer la pena. Pero si puede liquidar el saldo existente en unos pocos meses, puede que le convenga seguir con su tarjeta actual. Una calculadora de transferencia de saldos (en inglés) puede ayudarle a comparar la comisión frente a los intereses que está pagando.

4. Sobrevalorar la cantidad de deuda que se puede transferir

Al igual que otras tarjetas de crédito, las tarjetas de crédito de transferencia de saldo vienen con un límite de crédito, y ese límite dictará el tamaño del saldo que puede transferir. Por ejemplo, si tiene una deuda de $10,000 en una tarjeta de crédito con intereses altos que pagar, pero solo le aprueban un límite de $2,500, solo podrá transferir una parte de esa deuda.

Por supuesto, usted puede renovar ese límite de crédito como con cualquier otra tarjeta, transfiriendo un saldo adicional una vez pagada la suma original. Pero teniendo en cuenta el plazo para la transferencia de saldos mencionado anteriormente, puede resultar difícil transferir una cantidad significativa y al mismo tiempo beneficiarse de la baja tasa de interés inicial de la tarjeta. Y, dadas las comisiones de transferencia de saldo, también puede resultar caro.

Aun así, atacar la deuda a trozos es mejor que no atacarla en absoluto, e incluso puede hacer que un saldo grande parezca más manejable. En el ejemplo anterior, sigue recibiendo un pequeño respiro de los intereses de una deuda de $2,500. Y recuerde: Siempre puede pedir al emisor (amablemente) un límite más alto (en inglés). No hay garantía, pero tampoco hay penalización por preguntar.

5. Hacer los pagos solo por la cantidad mínima

Como lo señala Graham, de GreenPath Financial Wellness, no es raro que el pago mínimo (en inglés) de una tarjeta de crédito de transferencia de saldo sea muy bajo en relación con el saldo total adeudado, especialmente durante el período introductorio del 0% APR.

"He visto un saldo de $10,000 con un pago de $80 al mes durante el período que dice 0%", dice Graham, señalando que estos bajos pagos requeridos pueden dar a los consumidores una falsa sensación de seguridad de que su presupuesto está bajo control cuando, en realidad, ese pago mínimo no cubrirá la mayor parte del saldo pendiente dentro del período promocional del 0% de interés.

En su lugar, los titulares de tarjetas que realicen una transferencia de saldo deben dividir el saldo total por el número de meses sin intereses disponibles para calcular su cuota mensual ideal. Por ejemplo, si tiene un saldo de $10,000 con un período de 18 meses al 0% de interés, necesitará realizar pagos de unos $560 al mes para amortizar el saldo total durante ese período.

6. Seguir gastando con las tarjetas de crédito

Una vez que ha transferido un saldo a una tarjeta de crédito de transferencia de saldo, es tentador seguir utilizando la tarjeta anterior, o utilizar la propia tarjeta de transferencia de saldo para las compras habituales. Pero esto puede llevarle a acumular más deudas, sobre todo si está inmerso en un ciclo de uso de tarjetas de crédito para complementar sus ingresos.

Según la experiencia de Graham, muchos consumidores señalan las altas tasas de interés como el origen de sus problemas financieros y piensan que una tarjeta de transferencia de saldo es la solución. "Pero en realidad no es la tasa de interés", dice Graham. "Es el hecho de que están gastando más de la cuenta con sus gastos en comparación con sus ingresos".

Sin resolver ese problema de fondo, seguir gastando con la tarjeta anterior solo empeorará sus problemas de endeudamiento. La solución puede pasar por trasladar los gastos a una tarjeta de débito o a un sistema basado en efectivo por el momento, mientras se va pagando el saldo existente.

7. No tener un plan para administrar sus deudas

Y lo que es más importante, Graham subraya que una tarjeta de transferencia de saldo en sí misma no es una solución de gestión de la deuda. Incluso con una tasa de interés reducida, hay que seguir pagando la deuda. Eso significa que usted necesita un plan (un presupuesto) para gastar menos de lo que gana y hacer pagos regulares para liquidar su saldo.

"En realidad, se trata de anotar las entradas de efectivo en comparación con las salidas sin utilizar el crédito en absoluto", afirma Graham. Si los consumidores tienen dificultades para encontrar ese equilibrio por sí mismos, puede que les convenga más un programa de administración de deudas (en inglés) más estructurado que incluya asesoramiento financiero y orientación para reducir los pagos y los intereses.

Sin una solución de este tipo, señala Graham, los consumidores que abren tarjetas de crédito con transferencia de saldo pueden encontrarse fácilmente con que simplemente acumulan nuevas deudas mientras pagan el saldo anterior.

Este artículo fue publicado originalmente en NerdWallet en inglés.