Maximice las recompensas de su tarjeta de crédito con el mínimo esfuerzo

Si canjear puntos lo intimida, no se preocupe. Puede disfrutar de sus recompensas sin ponerse demasiado intenso.
Published
Profile photo of Sara Rathner
Written by Sara Rathner
Senior Writer/Spokesperson
Profile photo of Kenley Young
Edited by Kenley Young
Assigning Editor
Fact Checked

Many, or all, of the products featured on this page are from our advertising partners who compensate us when you take certain actions on our website or click to take an action on their website. However, this does not influence our evaluations. Our opinions are our own. Here is a list of our partners and here's how we make money.

MORE LIKE THISFinanzas

Las recompensas de la tarjeta de crédito lo pueden ayudar a recuperar algo de dinero por cada dólar que gaste, pero también pueden resultar confusas. Primero, tiene que decidir qué tarjeta solicitar si aún no tiene una tarjeta de recompensas. Luego, está el cómo y dónde utilizarla mejor. Y por último, lo bueno: canjear las recompensas obtenidas.

Las reglas del programa de recompensas pueden volverse intensas. Los puntos pueden tener un valor determinado cuando se canjean por viajes, pero tienen otro valor si se canjean por reembolsos en efectivo. A veces puede transferir puntos a programas de fidelidad de aerolíneas u hoteles o combinarlos con los puntos de otra persona. Las millas aéreas pueden valer más para las reservaciones de viajes internacionales, pero si sólo desea un boleto más barato para un vuelo nacional, sus puntos no estarían alcanzando su máximo potencial.

Es suficiente para que cualquiera quiera tirar su cartera por la ventana. Pero con algunas estrategias moderadas es posible maximizar las recompensas (en inglés). (Y sí, si lo que más desea son viajes nacionales con descuento, adelante).

Adapte su estilo de vida y el nivel de esfuerzo deseado

Es posible que los amigos puedan tener opiniones firmes sobre qué tarjeta es mejor, pero no es necesario que su tarjeta ideal esté de moda. Piense en dónde gasta más dinero, cuánto esfuerzo está dispuesto a hacer para manejar las tarjetas y las recompensas, y en qué le gustaría canjear las recompensas.

Si lo que quiere es sencillez, opte por una tarjeta que le proporcione una cuota fija alta en todo. Si se siente cómodo con alguna complejidad adicional, seleccione tarjetas que obtengan tasas más altas para sus gastos específicos, como en tiendas de abarrotes, gasolineras o restaurantes o en compras relacionadas con viajes.

Las tarjetas de devolución en efectivo ofrecen las opciones de canje más fáciles, por lo general un crédito en el estado de cuenta que reduce el siguiente estado de cuenta de su tarjeta de crédito o quizás un depósito directo en su cuenta bancaria. Las tarjetas de viaje ofrecen la promesa glamorosa de vacaciones más baratas, pero usar puntos y millas requiere una planificación a más largo plazo.

"Intente evitar el pensamiento de grupo y permitir que otros influyan en qué tarjeta es la adecuada para usted", dice Juan Ruiz, cofundador de JetBetter, un conserje de viajes y servicio de reservación con recompensas. "Elegir la tarjeta correcta es como si un médico le recetara un medicamento".

Gastar con estrategia

Los bonos generosos de inscripción (en inglés) hacen que las tarjetas de recompensas sean aún más atractivas. Si alcanza un determinado objetivo de gasto, como $3,000 en los primeros tres meses de tener la tarjeta, puede ganar un bono por un valor de cientos de dólares.

Por muy emocionante que esto pueda resultar, proceda con precaución. Piense en las recompensas como algo que gana cuando compra las cosas que habría comprado de todos modos, como comestibles o gasolina. Acumular una gran estado de cuenta de la tarjeta de crédito sólo por los puntos podría dejarlo debiendo más de lo que puede pagar, en ese caso los intereses superarán las recompensas. Un gasto mínimo que esté fuera de su presupuesto es señal de que una tarjeta no es la adecuada para usted.

“No se esfuerce por intentar comprar cosas que no debería”, dice Robert Walker, fundador de AwardCat, un servicio que ayuda a los viajeros a encontrar y un viaje de premio. “Piense con anticipación y sea estratégico”. Walker recomienda buscar gastos regulares que quizás no hubiera pensado en cargar en una tarjeta de crédito, como los recibos de servicios públicos o incluso los impuestos (en inglés). Si no incurre en una comisión adicional para pagar con tarjeta de crédito o si la comisión se anula mediante un bono de inscripción, ésta es otra forma de hacer que los costos cotidianos trabajen más para usted.

Disfrute sus recompensas

Las recompensas de la tarjeta de crédito no valen nada si no se canjean, por lo que no hay razón para admirar su montón de puntos durante demasiado tiempo. Con algunas tarjetas de recompensas de devolución de efectivo, puede canjear cualquier cantidad de puntos, aunque algunas tarjetas requieren que ahorre una cantidad mínima determinada (en inglés) antes de realizar un canje.

Sin duda, para viajar puede pasar meses pensando en cómo utilizar mejor sus puntos, pero no se pierda en la investigación por mucho tiempo. "La gente se queda atrapada tratando de hacer lo más inteligente, pero el valor de la recompensa es lo que se obtiene de ello", dice Matthew Goldman, fundador de Totavi, una firma de consultora de tecnología financiera.

Goldman sugiere establecer el valor mínimo que aceptaría por punto y tener como objetivo un canje que lo cumpla. Entonces, si puede canjear puntos por 1 centavo cada uno para viajes, pero sólo 0.8 centavos cada uno por tarjetas de regalo, omita las tarjetas de regalo. Aún así, incluso un canje que no sea perfecto vale la pena en comparación con conservar sus puntos para siempre. "No son parte de su legado ni de su patrimonio", dice Goldman. “No se estrese tanto. Haga algo que le divierta”.

Este artículo fue publicado originalmente en NerdWallet en inglés.